¿Cómo la Hepatitis C es diferente de la Hepatitis A y B?

Existe una vacuna para la Hepatitis A y B pero no para la Hepatitis C.

La Hepatitis A se transmite cuando las personas ingieren materia fecal por lo general a través de agua contaminada, bebidas o alimentos. No existe un tratamiento para la hepatitis A, pero la infección suele desaparecer por su propia cuenta y el cuerpo se vuelve inmune al virus.

La Hepatitis B se puede propagar cuando la sangre, el semen o los fluidos vaginales de una persona que tiene el virus entran en contacto con la sangre de otra persona. Por ejemplo, el virus se puede transmitir durante relaciones sexuales sin protección o el virus se puede pasar al bebé durante el parto. Es una de las enfermedades más comunes y se propaga fácilmente de persona a persona. El cuerpo es capaz de combatir el virus en la mayoría de las personas que contraen hepatitis B y se vuelven inmunes. Algunas sufren una infección crónica. El tratamiento puede ayudar a desacelerar y manejar el virus, pero no eliminarlo.

Las vacunas que protegen contra la hepatitis A y B están ampliamente disponibles en Canadá. Si deseas vacunarte, pregúntale a tu médico o proveedor de servicios médicos. Muchas personas en Ontario tienen el derecho de recibir esta vacuna gratuitamente.