¿Cómo puedo hacerme la prueba para la hepatitis C?

La prueba es la única manera de averiguar si tienes hepatitis C.

Se necesita dos pruebas para saber si uno tiene Hepatitis C.

La primera prueba: la prueba de anticuerpos contra la Hepatitis C

Este examen de sangre  busca anticuerpos que tu cuerpo crearía en la sangre después de haber sido expuesto al virus.

Después de haber sido expuesto al virus, a tu cuerpo le puede tomar entre seis semanas y seis meses para producir suficientes anticuerpos para que aparezcan en un examen.

Aunque una persona se deshaga del virus por su cuenta o mediante  un tratamiento, siempre tendrá  anticuerpos en la sangre. La sola presencia de anticuerpos por sí mismo no significa que una persona pueda transmitir la hepatitis C a otra persona. Se necesita una segunda prueba para detectar el virus en la sangre.

El segundo examen: Examinar el virus

Esta prueba (denominada prueba de PCR, prueba de carga viral o examen de ARN) comprueba si es que hay una infección activa de hepatitis C. Un resultado negativo significa que la persona no tiene hepatitis C. Un resultado positivo de la prueba significa que la persona tiene el virus y puede transmitirlo a otras personas.