La hepatitis C se transmite a través del contacto directo de sangre infectada con la sangre de una persona sana

La hepatitis C se transmite cuando la sangre de una persona que lleva el virus entra en el torrente sanguíneo de otra persona. Esto por lo general ocurre a través de heridas en la piel, en el forro suave de la nariz, la boca o el ano. La hepatitis C es un virus fuerte y puede vivir fuera del cuerpo por varios días. La sangre seca también puede transmitir el virus.

Estas son algunas de las maneras cómo la Hepatitis C puede entrar a tu cuerpo:

  • Prácticas médicas riesgosas como cirugías, transfusiones de sangre y vacunas; utilizar  equipo que no está esterilizado (no está limpio)
  • Las transfusiones de sangre realizadas en Canadá antes de 1992 eran de alto riesgo debido a que los análisis de sangre para la detección del virus no comenzaron hasta ese año. Las transfusiones son riesgosas si la sangre que se usa no ha sido analizada anteriormente. Si tuviste una transfusión antes de haber llegado a Canadá, puede que hayas recibido sangre que no fue analizada.
  • Las jeringas y herramientas compartidas usadas para preparar e inyectar medicinas y drogas, pueden tener sangre – incluso tan poco que ni se ve. El hecho de compartir estas herramientas, aunque sea por una sola vez es considerado de alto riesgo. Las pipas de vidrio, pajillas o billetes que las personas usan para inhalar drogas pueden llevar sangre de labios partidos o pequeños sangrados de nariz.
  • Las herramientas compartidas para el tatuaje, perforaciones en el cuerpo o acupuntura. La tinta, jeringas y herramientas pueden tener sangre y así transmitir la Hepatitis C si se re-utilizan sin haber sido esterilizadas.
  • Todos los artículos personales compartidos o prestados como hojillas de afeitar, cepillos de dientes o cortaúñas pueden tener sangre y transmitir la Hepatitis C. Por ejemplo: los barberos que usan las máquinas de afeitar entre sus clientes sin esterilizarlas.
  • El tener relaciones sexuales sin protección donde puede haber sangre (por ejemplo, durante la menstruación, sexo brusco o sexo anal)  puede contagiarte con el virus.
  • Durante el embarazo o el parto. El riesgo de que el bebé se contagie del virus durante el embarazo o parto es muy bajo. No hay riesgo aun de trasmitir Hepatitis C durante la lactancia a menos que los pezones estén partidos o sangrando.