El tratamiento para la hepatitis C

El tratamiento puede curar la hepatitis C.

Los objetivos para el tratamiento de la hepatitis C son:

  • eliminar el virus del cuerpo
  • minimizar el daño al hígado
  • mejorar la calidad de vida de la persona
  • evitar la propagación de la hepatitis C a otras personas

Si el tratamiento tiene éxito, significa que el virus ya no puede ser detectado en el cuerpo y no se pasará a otras personas.

 

 Medicamentos

Los medicamentos ordinarios como los antibióticos no matan los virus, pero a veces los virus pueden ser manejados con medicamentos antivirales.

El tratamiento estándar para la hepatitis C consiste en una combinación de medicamentos. Dos de los medicamentos estándar  peg-interferón y ribavirina, se utilizan a veces con nuevos medicamentos, incluyendo sofosbuvir o simeprevir. Otros medicamentos se usan sin peg-interferón, como Harvoni o simeprevir y sofosbuvir juntos. Otro medicamento llamado Holkira Pak se utiliza a veces con ribavirina.  Estos nuevos medicamentos se llaman antivirales de acción directa, que pueden hacer que el virus de la hepatitis C deje de hacer copias de sí mismo.

Con nuevos medicamentos a menudo el tratamiento tiene una duración de tres meses o en algunos casos, hasta seis meses.

Algunos medicamentos para la Hep C, como peg-interferón o ribavirina pueden causar muchos efectos secundarios, aunque es posible manejarlos. Los nuevos medicamentos para combatir la hepatitis C tienen pocos efectos secundarios. Estos efectos secundarios suelen ser leves.

Algunos de estos nuevos medicamentos están disponibles a través de los formularios provinciales y territoriales. Para obtener estos medicamentos algunas  persona tendrán que cumplir con ciertos criterios tales como tener un cierto nivel de daño hepático o de un determinado tipo del virus de la hepatitis C.

Muchos de estos nuevos medicamentos son antivirales de acción directa. Algunos de ellos reemplazan tanto a peg-interferón como la ribavirina.

 

Preparación para el tratamiento

Una serie de factores puede afectar si una persona se cura con el tratamiento, esto incluye:

  • la cepa de la hepatitis C que tenga una persona
  • el grado de daño del hígado
  • que tan consistentemente una persona puede tomar su medicamento
  • el peso corporal
  • el consumo de alcohol
  • el apoyo de amigos y familiares.

Es importante planificar con su trabajador de salud, amigos y familia antes de comenzar el tratamiento. Los médicos siempre evaluarán a los pacientes antes, durante y tres o seis meses después del tratamiento. Se mantendrá un registro de la salud del hígado del paciente, así como la cantidad de virus en el cuerpo. Si una persona tiene una gran cantidad de daños en el hígado el médico puede realizar un seguimiento de la salud del hígado de una persona incluso después de que se han curado para detectar si hay cáncer en el hígado.

Una persona también tendrá que tener en cuenta los efectos secundarios del tratamiento, si es que necesitan ausentarse del trabajo, otras condiciones de salud que puedan tener para el manejo y cuidado, así como el costo del tratamiento. 

El tratamiento es caro y el costo puede afectar el acceso. Hay programas que pueden ayudar a cubrir el costo. Muchas provincias y territorios están cubriendo el costo de los nuevos tratamientos. Un trabajador de salud puede ayudar a un paciente a entender la cobertura de tratamiento en su área o encontrar programas de ayuda financiera.

Los amigos y familiares pueden ayudar a una persona y ayudar a cuidarla tanto física como mentalmente. El inicio del tratamiento es una decisión que una persona va  hacer con su médico, así como con las personas que los apoyan.

Es importante recordar que el tratamiento no resulta en la inmunidad del virus y una persona puede infectarse de nuevo.

El tratamiento puede salvar el hígado de una persona, y su vida